Teléfonocómo llegar
blog

La carbonatación, una patología reparable

La carbonatación, una patología reparable

A la hora de tener que reparar suelo de hormigón en Santander, una de las causas más comunes de los daños a reparar suele ser la carbonatación del hormigón.

Aunque pueda sonar como una enfermedad peligrosa y una patología de gravedad, lo cierto es que en realidad es el resultado de un proceso químico natural. Son sus efectos los que se podrían considerar patología puesto que reducen, en algunos casos sensiblemente, la durabilidad del producto.

La carbonatación se produce cuando el dióxido de carbono consigue penetrar a través de los poros del producto y alcanzar su interior. En este punto, el CO2 reacciona con el hidróxido cálcico que tiene el hormigón resultando de la misma carbonato cálcico insoluble, lo cual dañará y nos obligará a reparar suelo de hormigón en Santander o cualquier otro tipo de aplicación que estuviera afectada.

Este proceso va avanzando a mayor o menor velocidad desde fuera hacia dentro del hormigón haciendo bajar el pH del mismo. Si entendemos el pH como la medida de alcalinidad de las disoluciones, o lo que es lo mismo, su capacidad para contrarrestar ácidos, entenderemos que a mayor pH del hormigón, mayor resistencia a los ataques por ácido. El pH ideal para el hormigón de calidad ha de estar entre los pH 12,5 y 13,5.

La causa más habitual para que se produzca la carbonatación es la mala calidad del hormigón, pues si no se dosifica correctamente y no se utiliza una granulometría adecuada con los áridos, seguramente se formen poros y la carbonatación comience mucho antes.

El efecto mas común, a la vez que peligroso, es la oxidación de las armaduras y la formación de grietas, que facilitaran aún más la carbonatación, lo que aumentará la velocidad del proceso.

¿Tienes carbonatación en tu suelo o en tus paredes? En Pavimentos Cantabria tenemos la solución.

haz clic para copiar mailmail copiado